E j e r c i c i o s

Aprendiendo a sentirme

Sentir nuestro cuerpo es algo muy sencillo y natural que, en muchos casos, hemos olvidado debido al ritmo tan acelerado que nos imponemos en nuestro día a día. Aprender a sentir nuestro cuerpo y nuestras emociones es un ejercicio muy gratificante ya que nos aporta información muy valiosa para vivir nuestra vida de manera auténtica y feliz

Saber decir no

Saber decir NO, sin sentirnos culpables, sin frustrarnos y seguir manteniendo una buena relación; es fundamental para poder disfrutar de tu vida. En este vídeo te voy a hablar sobre: No saber decir no. Y te voy a mostrar un ejercicio que te permitirá “decir no” tranquilamente.

Centrar la atención y reducir el estrés

Ejercicio para centrar la atención y reducir el estrés Deshacer la tensión acumulada, tranquilizar nuestra mente y conectar con nuestra fuerza interior. Recuperar la confianza y la ilusión

Atrévete a sentir, deshaciendo fantasmas del pasado

En muchas ocasiones cuando vivimos situaciones de inseguridad las consideramos una amenaza y pasamos a temerlas. En estas situaciones, cuando el miedo aparece, lo que vemos lo percibimos de forma distorsionada. Y, para que esta situación no pase a formar parte de la lista de los fantasmas del pasado ni la convirtamos en un problema, es necesario que la analicemos (que analicemos esa situación de vida que te está produciendo ese miedo) para llegar a su esencia.

Hacer una parada, salir del piloto automático

Hacer una parada es un ejercicio muy sencillo pero a la vez fundamental y muy potente. Porque es la herramienta básica para poder ser libres, para tomar buenas decisiones, para actuar desde nuestro auténtico yo porque nos permite salir de nuestra respuestas automáticas y actuar de una manera consciente

Meditación de las dos preguntas

Aprendiendo a no responder tus preguntas desde la cabeza, Meditación de las dos preguntas. Esta meditación tiene dos partes, la primera es para condicionar el cuerpo y el cerebro para entren en un estado que se llama de sincronización, donde los hemisferios cerebrales empiezan a hablar entre si y el cuerpo se relaja. Una vez en este estado, comienza la segunda parte del ejercicio en la lanzaré dos preguntas separadas en el tiempo. Lo importante es que no busquéis la respuesta desde la cabeza, deja que las preguntas entren en ti. Y da tu atención a las indicaciones que te voy dando. Las respuestas te llegarán en algún momento, sin que tú las busques en tu mente. Es una meditación de Mario Alonso Puig.

Meditación, llena tu corazón y sonríe

Con esta meditación fomentarás la confianza en ti y en el mundo Es una meditación de Satish Kumar

Relajación