¿Con qué energía vives?

Hay días que me levanto y me siento alegre, fuerte, imparable; y sin embargo, hay otros en que es todo lo contrario: me siento insegura, débil y atascada.


La razón de por qué me siento así, en muchos casos, no sé cuál es pero, lo que sí noto son sus consecuencias: mi energía en un caso y en otro son totalmente diferentes.


El día que me levanto alegre, fuerte, imparable mi energía la siento ligera que parte del pecho y se expande por todo mi cuerpo, incluso más allá de él. Es una energía que siento como luminosa, clara que me llena de confianza y me anima a abrirme al mundo y a los demás.


Sin embargo, el día que me levanto insegura, débil y atascada; mi energía la siento como pesada, oscura que me aplasta y me oprime y lo único que me apetece es cerrarme en mí y casi desaparecer.


¿A ti también te pasa? ¿Cómo sientes tu energía en esos días?



Lo bueno de identificar estos diferentes tipos de energía que sientes dentro de ti es que puedes revivirlas en cualquier momento y decidir cuál quieres tener. ¿Te lo crees?


¡¡¡¡ Puedes elegir con qué energía quieres ir por la vida
en cada momento !!!!

Es decir, si un día te levantas con esa energía pesada, oscura que te aplasta y no quieres pasar el día con esa nube negra sobre ti, puedes cambiarla. Te indico como:


Busca un lugar donde nadie te moleste durante 5 minutos, siéntate de manera que estés cómoda y cierra los ojos. Haz unas respiraciones lentas y profundas (tómate 6 segundos para inspirar y otros 6 para expirar). Cuando estés centrada en tu respiración re-vive/siente la energía de esos días en que te levantas alegre, fuerte, poderosa (no se trata de que la pienses, se trata de que la sientas, de que te llene todo tu ser). Una vez que la sientes trata de mantenerte en esa energía todo el tiempo que puedas.


Es tu decisión estar en una energía o en otra, sólo es cuestión de practicar.


Este ejercicio lo puedes repetir y cuántas más veces lo hagas a lo largo del día más fácil te será conectar con esa energía que te empodera y te permite fluir con la vida.


Espero que te sea útil este ejercicio y me encantaría que me comentaras que te ha pasado al practicarlo.