Hay días en que las dudas toman el poder

“Ten fe en lo que amas, sigue haciéndolo, y te llevará a cualquier sitio que quieras ir”

Natalie Goldberg.



Esta frase que hoy he leído era justo la frase que hoy necesitaba.

Sí, porque hay días en que las dudas toman el poder de mi cabeza y, aunque sé que no son más que pensamientos que juegan conmigo para provocarme, me siento confundida.


Y, la confusión rápidamente echa mano de un montón de recuerdos y experiencias pasadas para que me sienta más confundida y así las dudas se hacen más fuertes (esta es la provocación a la que juegan mis pensamientos).


Por eso, el leer esta frase me ha permitido reconectar conmigo, con eso que yo me siento realmente. “Ten fe en lo que amas”, ha resonado en mí como algo cierto, aunque la fe no va mucho conmigo y prefiero usar la palabra “confianza”. O sea, he convertido la frase en “confía en lo que amas”.


Y claro, después decía “sigue haciéndolo” y mi pensamiento inmediato ha sido: ¡claro! ¿cómo puedo no hacerlo? si lo dejo de hacer ¿cómo voy a expresarme (mi ser)? Sin embargo, mis dudas, las que habían tomado el poder de mi cabeza, iban en otra dirección: igual tendrías que dedicarte a otra cosa, ¿está funcionando lo que haces?, ¿te crees que eres buena en esto?...


Y, te lo creas o no, los pensamientos no son más que eso, pensamientos (las dudas son pensamientos en forma de dudas), propuestas que nuestro cerebro nos pone delante y que nosotras debemos decidir si nos las creemos o no. La que decides creerte es la que va a definir tu momento presente (tu situación de vida, tu mundo, tu realidad).


Yo hoy he decido creerme “Confía en lo que amas, sigue haciéndolo”. Y las dudas, una vez que las he visto, he decidido que no quería creérmelas, ni alimentarlas para que siguieran creciendo. He decidido poner el foco y mi intención en “confiar en lo que amo, y seguir haciéndolo”.


Al hacer esto mi energía ha cambiado, mi ánimo ha cambiado y mi motivación, también. Y, como yo me reconozco (me siento auténticamente yo) en esa energía luminosa, alegre y creativa que me ha generado conectar con esta frase, decido creérmela y repetírmela.



La segunda parte:

"Y te llevará a cualquier sitio que quieras ir”, me ha sorprendido donde me ha llevado.


Donde quiero ir es a estar en la primera parte de la frase, es decir, a vivir confiando en lo que amo y haciéndolo.


Así, Confianza = Amor = Vida

se vuelven uno y ahí es donde quiero llegar.


Espero que esta reflexión, te aporte y te resulte inspiradora.

Me encantaría leer tus comentarios.


Un beso


¡Todo empieza hoy, todo empieza en ti!


Te acompaño