¿Individualismo o autómatas?