Un león enjaulado no es un león, sino un león enjaulado

¿Te has fijado en que las personas estamos en un cambio constante y, sin embargo, actuamos como si esto no fuera así?


Ya nos lo decía Heráclito (filósofo griego 535-484 a C.): “nadie puede bañarse dos veces en un mismo río”. Lo único que permanece en nuestra vida es el cambio.


Y, ¿por qué te pregunto esto? Pues, porque ser consciente de ello es súper importante y es necesario tenerlo en cuenta para vivir nuestra vida de una manera más fluida, siendo más compasivos, más amables con nosotros mismos y con los demás.

Pablo d’Ors tiene otra frase fantástica que apunta hacia esto “Un león enjaulado no es un león, sino un león enjaulado; y esto es muy distinto”.


Un ejemplo muy claro para ver la importancia de los efectos que tiene el ignorar que la vida es puro cambio es cuando miramos nuestro pasado.


Tenemos la costumbre de juzgarnos por cosas que hemos hecho en el pasado y que consideramos desde el presente que lo podíamos haber hecho mejor, y en este juzgarnos nos llamamos cosas bastante feas, ¡nos decimos de todo menos “bonita”!



Haciendo esto estamos ignorando que nosotros y el mundo ha cambiado, que ya no somos la persona que hizo aquello y que ahora, al menos en el tema que nos tiene ocupados, hemos aprendido algo. Es decir, en aquel momento éramos ignorantes en esa parcela y actuamos según comprendimos que era mejor, en base a los conocimientos que teníamos entonces.




O, haciendo referencia a la frase de Pablo d’Ors, nos estamos juzgando estando “enjaulados”: nos hemos encerrado en la jaula de la ignorancia de nuestra evolución constante.


Para no encerrarnos en esa jaula el secreto está en conocernos y ser testigos de nuestros cambios.


Desde este otro lugar de observadores de nosotros mismos, comprenderemos que cuando tomamos decisiones siempre lo hacemos considerando que es la mejor opción que podemos tomar ¡claro! en base a lo que somos nosotros y nuestras circunstancias en ese momento.


Así que juzgarse por lo que decidiste en el pasado no tiene mucho sentido. Investigar qué has aprendido de ello sí lo tiene.


¡Te invito a que lo hagas!


Espero que esta reflexión te sea útil, me encantaría leer lo que a tí te sugiere.

Un beso