La vida nos atraviesa

El otro día leía una expresión que se me quedó grabada, algo parecido a: Aquel momento me atravesó. Me pareció una expresión muy gráfica para describir ciertos momentos de nuestra vida.


Un momento que nos atraviesa, ¿será que el presente, el ahora, es siempre un momento que nos atraviesa y, sin embargo, la mayor parte de las veces no somos conscientes de ello, no sentimos que nos pasa de un lado a otro, no sentimos que nos traspasa?


Seguro que recuerdas momentos de tan alto impacto en tu vida: un amanecer, un encuentro con alguien, la sonrisa de tu bebé,... momentos en los que casi ni estás tú sino que vives la situación plenamente. Ahoras en los que no hay más que experiencia directa, a la que luego pones palabras: qué colores más bonitos, cuántos matices diferentes tiene el horizonte, qué paz se respira,... y puedes profundizar más, en lo que te hizo sentir, en cómo te afectó esa experiencia, qué consecuencias tuvo,...


¿Te imaginas vivir tu vida así, momento a momento?

¿Te imaginas aprender a capturar cada momento, a ser consciente de él?


Me imagino que una vida así sería maravillosa. Aunque también me imagino que aparte de aprender a capturar cada momento, también tendríamos que aprender a soltarlo, a desprendernos de él.


La vida sería entonces un juego constante de coger y soltar, capturar y desprender. Sería como el respirar, un baile de inspiración y expiración, desde nuestro inicio hasta nuestro final. Viviríamos atravesados constantemente por la vida.




“He llegado, estoy en casa” significa: no quiero correr más.

He estado corriendo toda mi vida y no he llegado a ninguna parte.

Ahora quiero parar.

Mi destino es el aquí y ahora, el único momento y lugar donde la verdadera vida es posible".


Thich Nhat Hanh



Espero que esta mini reflexión, te haya resultado inspiradora.

Me encantaría leer tus comentarios.


Un beso


¡Todo empieza hoy, todo empieza en ti!


Te acompaño